¿Cual es mejor canción, para ti?

jueves, 4 de septiembre de 2008

LA DESPEDIDA

Sus ojos rojos, coronados por unas ojeras oscuras, reflejaban las largas horas de trabajo. El resplandor del monitor como única fuente de luz, solo conseguía darle un aspecto macabro resaltando su rostro cadavérico, del que colgaba, cual cuadro de Rojas, un cigarrillo a medio consumir.

Se despedía de ella, sabía que este era el fin. Ella lo veía por su pantalla aun con ojos de amor; solo veía al que fue, al que nunca se iría, al que nunca cambiaría. No veía al rostro de muerte, veía al hombre; su angustia crecía al verse atada de manos, sin poder hacer nada por él. Ya había intentado buscarlo, pero el jamás le revelo donde se hallaba. Solo podía verlo cuando él se conectaba para hablar con ella con esa estúpida camarita web, que le mostraba imágenes borrosas y entrecortadas. Esta fue su manera de hablar con él durante casi tres meses, pero hoy era distinto, había algo más, quizá también sabía que este era el final.

Él le escribía en su viejo teclado manchado de pintura, donde ya no se notaban algunas letras: - Estoy tranquilo, complete mi trabajo, pinte otra serie completa y termine la novela. Apenas dormía, me tome litros de yerba mate y me fume como tres fajos de cigarrillos. Comía lo que podía, pero ni lo extrañaba; a veces me quedaba dormido frente al computador, despertaba y seguía trabajando. Pero nunca antes tuve tanta energía, no siento ninguna necesidad, soy feliz como nunca lo fui. Estoy completo, seguro de lo que hago, a veces escribo por horas sin borrar una sola palabra, pinto series completas sin volver atrás; pero lo mejor de todo es que me gusta lo que termino; mi búsqueda concluyo, las respuestas al fin se hicieron visibles, halle la salida del laberinto, arribe a Ítaca, se entrego la raíz con el 10, se abrieron las ventanas y el cuarto respiro. El único problema es que ya no queda más que buscar, así que llego la hora de descansar. –

Ella no reclamo nada, solo contemplaba la imagen borrosa en la pantalla en una mezcla de serenidad y melancolía. Ella también se despedía, lo extrañaría, pero sabía que él estaba feliz y era suficiente.

Él, apago el computador, encendió la luz y se sentó en el taburete que le dejo su abuela, frente a la pared posterior del cuarto. Apareció lentamente, materializándose primero una mitra imponente, de ángulos redondeados, bordeados con una cinta dorada. Su rostro blanquecino lleno de arrugas que le daban una sensación de sabiduría, equilibraba perfectamente con el púrpura de su vestimenta. Luego apareció el báculo pastoral de oro, coronado con una voluta en forma de serpiente, que parecía el único soporte que mantenía firme a su decrépito cuerpo y que resaltaba más que nada en la aparición, todo esto coronado por un espléndido anillo en su mano derecha. – ¿Cómo te sientes, debes estar cansado de tanto trabajar? – le pregunto.

- Hola padre, solo me despedía. –

- Me alegro, ¿le contaste del tesoro? –

- Claro, ya sabe todo; ¿sabe cómo se llamara el bebe?, Como mi abuelo. El día que nazca, prometí volver a verlo; así que tiene que hablar arriba, para que me dejen volver aunque por un rato. ¡Ah! y ya le explique que cuando encuentren su cuerpo, deben enterrarlo de sentado, ya que a Ud. no le gusta estar echado, imagínese recostado por toda la eternidad. –

- ¡Imaginaos!, me parece muy bien; ¿qué le dijiste acerca del crucifijo? –

- Que el crucifijo de madera lo debe guardar la familia por siempre. Lo del cofre con joyas, le explique que debía ser para el bienestar y preparación del niño. Le conté sobre lo que mi bebe significaría para un futuro y porque de la importancia de su educación. No le conté sobre Ud. porque creería que estoy más loco de lo que ya sabe; además quien tomaría en serio lo que dice un muerto, por mas prelado u obispo que sea. Solo un loco como yo. –

- Tienes razón; pero por favor apaga ese puto cigarro, que me vas a matar de nuevo, coño, no piensas en este viejo, que tanto te quiere. –

- No joda padre, que al fin de cuentas el único que se va a morir, soy yo; más bien dejémosle el cuarto lleno de humo a ese sombrerudo del diablo, ya sabe cuánto le molesta. Seguro no tardara en aparecer gruñendo como un cerdo, después de corretear a las gallinas de la portera o de manosear a su hija. –

- Pobre alma atormentada, era un niño que murió antes de ser bautizado –

- Claro, eso es lo que él quiere hacernos creer, para justificar de esa manera sus correteos, como si a nadie le hubiera ido mal en algún momento. Pero en toda su maldad, tiene algo a lo que me acostumbre, incluso es posible que extrañe esa malicia; ese enano gruñón a veces le dio un poco de sabor a nuestra rutina.-

Como si hubiese adivinado que se hablaba de él, o quizá porque los duendes saben algunas cosas, apareció en el cuarto; con su sombrero de paja gigante, su traje raído y unas extrañas botas que le daban un aire grotesco y cómico a la vez. Entro maldiciendo; en sus manos aun tenía algunas plumas de las gallinas que había montado. Se sentó en la mesa de la computadora y se puso a comer un huevo crudo que había robado.

- Hablando de Roma – dijo el obispo.

- De donde sales, esa pobre señora todos los días se queja de que sus gallinas aparecen muertas o que ya no quieren poner huevos. Ya le dije que te deje miel o por lo menos unos confites, pero tienes que dejar de molestarla. Y a esa pobre niña, no podrás tocarla más porque la bautizan este domingo. Pobre diablo, como te vas a aburrir solo, ya ni el obispo vendrá a verte. No podrás joderme cambiando las etiquetas de los colores de las pinturas, ni podrás manchar mis sabanas blancas con los carboncillos. Pero, me das lastima, te quedaras solo de nuevo, con tu gruñido de cerdo que nadie más escuchara, ocultándote todo el tiempo como la serpiente asustada que eres. Pobre de ti, ya verás cómo nos extrañaras; solo por eso, si te sirve de consuelo te dejo mi computador, quizá navegando por las páginas de pornografía que acostumbras, consueles a tu maldita alma y no te vuelvas más loco de lo que estas. –

- Ya deja de molestarlo, el también vino a despedirse; además el cuidara el tesoro, hasta que lo descubran; él le mostrara a tu mujer donde debe cavar cuando venga. –

- Si, tienes razón; bueno discúlpame enano, sabes que en toda tu fealdad te llegue a querer. Y si tú me quisiste un poco, te encargo algo, cuida al pequeño cuando llegue el momento. Quizá así logres redimir tu alma, seas perdonado y vuelvas a ser un niño de nuevo. ¿Es lo que quieres verdad?, o pretendes seguir siendo la rata que eres. Bueno supongo que algo de divertido ¿debe ser, no?; de todas maneras espero que recuerdes cuanto me odias, para cuidar al niño y redimirte de verdad, cerdo inmundo. –

- Ya, es suficiente, deja al hombrecillo tranquilo, ya es hora que nos vayamos. ¿Cómo te sientes? –

- En paz, complete el camino, termine mi búsqueda. –

- Vamos. –

- Bueno enano, no me decepciones, cuídate. –

---

Ella llego a la casona medio derruida, con sus paredes gruesas, sus tumbados de tela, entretechos altos de caña recubiertos con tejas; pisos de ladrillo y puertas inmensas de madera y metal, eran hechas para que no pase nada; ni el frio ni la desesperanza. Cuando cruzo el portón, un vientecillo tibio corrió por el pasillo, cual cálido recibimiento; cuando entro al cuarto, encontró todo como él le dijo; las pinturas apoyadas contra la pared en grupos de diez, ordenadas por series increíbles. Una pared repleta de dibujos de carboncillos, que parecían los estudios previos. Dibujos sobre todos los muebles; algunos tenían forma y eran fáciles de reconocer; la mayoría parecían garabatos para el ojo no entrenado, hechos para analizarlos, para tratar de comprenderlos, para darle a cada obra un sentido superior al de una simple copia de la realidad.

Se sentó frente al computador, lo prendió y abrió el único archivo que se encontraba en el escritorio; se trataba de la novela. Estaba terminada, pero no intento leerla, sabía que tendría el tiempo necesario después. Se paro y empezó a curiosear con los cuadros; la primer serie mostraba un gran sufrimiento, expresaba angustia, dolor, miedo; seres malformados, rodeados de rostros que siempre miran hacia el vacio; una gran muestra de la peor soledad acompañada; colores caóticos, donde predominaba el gris, hechos a pinceladas largas y sin sentido. Supo que eran los cuadros del tiempo en que la dejo, cuando su angustia lo venció y solo atino a escapar.

Las otras series eran distintas, una a una jugaban con colores cada vez mas cálidos, donde la luz y las formas mostraban la calma que su espíritu fue asumiendo. Ella comprendió que su partida fue sin prisas, que al fin había encontrado esa esquiva felicidad.

Se sintió cansada, había viajado toda la noche y su embarazo lo hacía más difícil; decidió que lo mejor era irse a descansar, ya después mandaría a retirar todo del cuarto. Estaba saliendo, cuando el ruido de un objeto golpeando el piso le hizo dar vuelta, se trataba del único cuadro que colgaba de la pared posterior. En el lugar donde estaba el cuadro, pintado en la pared, había un signo que solo ella entendía, ese era el lugar donde debía buscar.

Al día siguiente volvió con un obrero, que le hizo realizar extraños ritos antes de empezar a cavar; con el segundo combazo la pared cedió y dio lugar a un macabro descubrimiento. Era el cadáver de un obispo vestido de púrpura, sentado con su báculo pastoral y con una hermosa cruz de madera entre sus manos. En el piso, un pequeño cofre que una vez abierto, dio lugar a las joyas más hermosas que jamás habían visto. Era el tesoro que dejaron para su hijo.

---

Años después, el muchacho volvió a la casona donde su padre le había dejado el tesoro. Entro al cuarto ya derruido y sin techo; se sentó entre los escombros, bajo la mochila que cargaba, con mucho cuidado abrió el cierre y dejo salir a un hombrecillo pequeño que en toda su fealdad, expresaba una gesto que parecía una sonrisa. Se había redimido.

ENRIQUE SEROLF

sábado, 7 de junio de 2008

ENSAYO SOBRE ÉTICA, MORAL Y SIMILARES

YING YANG Ética: Parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre. (Diccionario de la real academia de la lengua Española)

El presente trabajo tiene por objetivo enriquecer: conceptos, puntos de vista y definiciones de un debate bastante común: LA ÉTICA Y LA MORAL; de esta manera ampliar los mismos, analizarlos, polemizarlos y llevarlos al debate.

Si bien se utilizaran algunos términos y definiciones de varios autores, compararemos los mismos con un criterio personal, esperando no llegar al absurdo de la contradicción del si porque si. Por lo que se utilizaran dichos pasajes para enriquecer este trabajo y sobre todo como se menciono anteriormente, abrir la puerta al debate y análisis de los mismos.

¿DE QUE ESTAMOS HABLANDO, QUE ES LA ÉTICA?

Comenzamos este trabajo con una de las definiciones formales de la palabra ética para la Real Academia de la lengua Española. ¿Por qué esta definición?, simplemente porque este simple concepto plasmado en el principal diccionario de nuestro idioma, nos permite comprender de manera muy sencilla, lo que engloba el término: ÉTICA.

Para comprenderlo mejor desglosemos el concepto; “Parte de la filosofía”: La Filosofía es la rama del saber humano dedicada a la búsqueda de la verdad, teniendo a la ética como una herramienta primordial en ese cometido; “que trata de la moral y las obligaciones del hombre” La moral se apoya en las costumbres de una determinada sociedad ya la conforman un conjunto de elementos normativos que la sociedad acepta como válidos, es una ciencia que trata del bien en general, y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia.

A pesar de que moral y ética, son disciplinas normativas que definen el bien y el mal, que nos encaminan hacia el primero, es necesario destacar que la ética se finca en la razón, y depende de la filosofía. La moral se encuentra determinada sobre todo por el entorno social donde se define, no siempre determinado por la razón. Ambos términos se encuentran bastante relacionados porque incluso etimológicamente tienen el mismo significado, correspondiendo el vocablo latino "mor" al griego "ethos". La Ética es la parte de la filosofía que tiene por objeto la reflexión sobre la conducta "moral" del ser humano, lo que puede llevar, a su vez, a la elaboración de teorías que permitan comprender y explicar dicha conducta, porqué se considera, o no, "buena", y cuál es el fundamento de "lo bueno".

A través de estas definiciones, llegamos a una conclusión propia; podemos definir a la ética como: “La ciencia filosófica, que a través de la razón personal, nos permite analizar la conducta humana de manera escéptica, para poder dilucidar entre lo bueno de lo malo en nuestros actos”. Concretamente la ética es algo personal, individual, mientras que la moral es un concepto definido por la sociedad.

La ética discute y juzga las normas morales y jurídicas, siendo las primeras las que regulan lo que la sociedad aprueba o desaprueba, y las segundas las que regulan las prohibiciones, castigando el incumplimiento de las mismas. También en ella se realiza por una parte la crítica y el análisis de la moralidad y por otra propone normas, escala de valores o ideales que van a primar sobre otros.

Se hace muy complicado poder clasificar estos conceptos; cada escuela filosófica, cada entidad religiosa, los estados e imperios, cada persona que influyó en la historia humana, tuvieron una visión diferente al respecto, por eso se escogieron estos conceptos para tratar de resumir en este escrito, dicho conocimiento.

LA ÉTICA EN LA SEXUALIDAD

Sin lugar a dudas el tema de la ética en la sexualidad, la moralidad sexual; es el que mayor debate ha provocado en todas las etapas de la historia humana. Todas las sociedades dejaron muy en claro que el tabú sexual debe prevalecer en cualquier tratado de moralidad. Sobre todo a través de sus entidades religiosas se trato de definir las conductas sexuales moralmente aceptadas en una sociedad.

El moral aceptada en una sociedad no siempre es algo universal, por ejemplo: existe una tribu en el amazonas donde tener relaciones sexuales delante de otras personas de la comunidad, no es visto como algo malo, al contrario es algo totalmente normal; lo inmoral es comer delante de otras personas que no sea tu familia directa. O los besos en la boca, algo totalmente normal en la sociedad occidental, en el Japón se consideran totalmente inmorales e antihigiénicos. Estos son un perfecto ejemplo de que los estándares éticos establecidos en una sociedad no se aplican para todas y lo que es bueno para unas es malo para otras.

Es importante hacer notar que la moral de una sociedad muchas veces se acomodo a la época y al momento que mejor le convino al estado. Por ejemplo en la sociedad griega, la práctica de la homosexualidad era algo totalmente común, algo que era totalmente consentido por el estado. En el imperio romano, los actos sexuales a nivel de grupo era una práctica común, al igual que el incesto. La sexualidad siempre se utilizo para que el estado o las personas mantengan algún tipo de control hacía otras. Concretamente el mayor control sexual se realizo a las personas de sexo femenino, se impuso el control sexual desde la niñez, desde las sociedades antiguas, la mujer es relegada a un segundo plano en su papel en la sociedad, utilizando la moralidad sexual como pretexto, una mujer se ve como un objeto cuyo papel es el de engendrar hijos y nada más. Aún en nuestros días ese control social, a través de la moralidad sexual hacía la mujer se mantiene. Nuestras mujeres desde niñas son criadas con un alto prejuicio sexual; una mujer no debe tener muchos compañeros sexuales, no debe investigar su cuerpo, no debe expresar libremente sus deseos sexuales, resumiendo: “si tienes vagina te jodiste”. Incluso el homosexualismo creo mayor conflicto que el lesbianismo, quizá podamos aceptar a una mujer ejerciendo el papel de varón, pero jamás se aceptara a un hombre ejerciendo el papel femenino “no traiciones a tu pene”, el homofóbico es parte de nuestra sociedad, respaldado por lo que llamamos moralidad. Se dice que es inmoral que una pareja homosexual pueda adoptar una niñ@, pero no es inmoral que un padre o madre golpeen a sus hijos hasta matarlos, “tienen derecho, son sus padres”

El mal uso de la ética y sobre todo el mal uso de la moralidad sexual, para tratar de controlar ciertos grupos, es un problema en el que debemos involucrarnos, nadie puede controlarnos a través de una “moral” impuesta por un cierto grupo o sociedad. El tema de la ética en la sexualidad, es un asunto personal, la moralidad impuesta por una sociedad, en ningún momento debe ser sobrepuesta a los derechos del individuo; cada persona debe conocer y disfrutar de su cuerpo, como mejor le parezca. En lo que respecta a la sexualidad, lo único que no es ético, ni moral es utilizar este concepto a beneficio de un determinado grupo. Mientras no exista abuso, ni exista imposición hacía la persona que comparte la intimidad sexual, todo esta moralmente aceptado.

LA ÉTICA EN LA RELIGIÓN

La religión y la ética, están casadas, una religión no puede existir sin una base ética propia. Las iglesias de todo el mundo, ya sean: Cristianas, Judaicas, Islámicas, hinduistas, budistas, etc. Tienen como base fundamental a la ética, como precepto fundamental de sus creencias. Por ejemplo la iglesia Católica desde un comienzo impuso una serie de preceptos éticos y morales muy concretos, preceptos que los integrantes de la misma deben cumplir a cabalidad, para poder acceder al premio del descanso eterno en el cielo. Ahí nace mi primer interrogante: ¿Puede considerarse ético, realizar un acto determinado, a cambio de un premio o castigo?, porque la base de las ideas cristianas es ese, el premio dado por Dios a nuestro comportamiento en la tierra; acaso no se trataría de una especie de soborno; como a un pequeño niño, sino haces la tarea no puedes ver televisión.

En el libro de Jorge Luis Borges y Bioy Caseres “El libro del cielo y del infierno”, nos muestra una visión del cielo y del infierno, bastante diferente a la típica dantesca. En realidad hace una serie de conjeturas donde rechazan la idea de un cielo y un infierno, se dice que no somos merecedores de un premio o un castigo, dejando atrás el soborno del cielo, algo que vendría a ser indigno de la divinidad de Dios, ya que éticamente el soborno y el castigo son actos muy bajos, la idea de un premio también esta mal, porque si uno obra bien, se entiende que el haber obrado bien, el tener la conciencia tranquila, es un premio en si, no requiere de otros premios adicionales. Entre los primeros textos de este libro existe un poema compilado que ilustra muy bien la idea que la devoción a Dios no debe resultarse de un cielo o un infierno sino a Dios mismo:

“Señor si te adoro por temor del infierno, quémame en el infierno, y si te adoro por la esperanza del paraíso, exclúyeme del paraíso, pero si te adoro por ti mismo no me niegues tu imperecedera hermosura”

O quizá el hermoso soneto compilado por Santa Teresa:

“No me mueve, mi Dios, para quererte

El cielo que me tienes prometido

Ni me mueve el infierno tan temido

Para dejar por eso de ofenderte”

La visión del cielo y del infierno, el premio y el castigo, es algo que cada religión tiene de manera muy particular, un caso bastante interesante es el del Islamismo, ya que ven el cielo, como un lugar donde el hombre justo (ético), gozara de los placeres carnales de 72 vírgenes que se ocuparan de cumplir todos sus deseos, al lado de interminables ríos de leche y de miel. Imagino que su infierno debería ser lo contrario, “nada de sexo con solo pan y agua”.

Pero hasta donde la ética y la moral instituida pueden considerarse como correctas, cuando a nombre de una religión, o en defensa de una religión, se llegan extremos como la matanza de personas en defensa de nuestra ética religiosa. ¿Se puede considerar ético matar a alguien que no comparte nuestra fé? ¿Es ético, juzgar el comportamiento de nuestros semejantes? ¿Es ético considerar que lo que creemos moralmente aceptable, tiene que ser un estándar para el mundo?, el fundamentalismo religioso, escudado en la defensa de una ética religiosa, no es ética. Es hipocresía.

LA ÉTICA SOCIAL

¿Es empleada actualmente la ética en nuestra sociedad?, con seguridad podemos decir que es un hecho que se produce con menos frecuencia; todos los días vemos hechos de violencia, corrupción en todos los niveles de nuestra sociedad, ya sea a nivel personal, laboral, institucional. La corrupción campea, la viveza criolla es mas bien un símbolo de grandeza, mientras mejor seas engañando, eres mas grande. Existe una especie de idealización del que tiene mas, bajo cualquier costo, así sea Maquiavélicamente hablando.

El estado, según la constitución es una nación “independiente”, “soberana”, multiétnica y pluricultural, cuya soberanía reside en el pueblo. ¿Es esto verdad?, somos un país totalmente dependiente de poderes extranjeros. Nuestra soberanía fue siempre ultrajada por estos mismos poderes. La soberanía reside en un reducido grupo de personas que no se parece en nada al concepto de pueblo. ¿Cómo llegamos a esto?, desde el nacimiento de nuestra republica, nos caracterizamos por la falta total de ética por parte de los que nos tocaron gobernarnos. La falta de ética es un hecho con el que convivimos desde siempre, de tal manera que ya es parte misma de nuestra cultura.

¿Se puede cambiar esto?; por su puesto que si. Es un proceso que nos llevara mucho tiempo, porque debe ser ejecutado en cada casa, desde el momento mismo en que nace un nuevo ser. La familia debe inculcar un criterio ético muy fuerte en cada uno de nuestros niños. Donde la ética personal prevalezca a cualquier otro tipo de precepto, quizá de aquí a algún tiempo podamos bajar un poco en esa desdeñable lista de los países más corruptos del mundo, del segundo lugar que actualmente tenemos.

LA ÉTICA COMO CIENCIA

El Dr. Robert S. Hartman desarrolló la ciencia de la Axiología entre 1930 y 1973; era un matemático y filósofo que dedicó su vida a entender como piensan las personas. Nació en Alemania en tiempos de Hitler y salió exiliado al verse perseguido por los Nazis. Se postuló una pregunta importante: “¿Porqué la gente es tan buena para organizar el mal, pero tan mala para organizar el bien?”. Creía que el hombre se había desarrollado de manera asimétrica, su conocimiento del mundo había rebasado el conocimiento de sí mismo.

Desarrolló un sistema basado en la lógica que indica cuáles son los patrones de pensamiento de las personas. El sistema se ha probado contra las normas de validez, consistencia, discriminación y valor; como una herramienta que fielmente refleja los procesos de toma de decisión y valuación.

clip_image002

Se inicio este punto con esta historia, porque se quiere mostrar la validez pragmática del estudio formal de le ética como herramienta social.

A través de a historia de la filosofía, no existió un solo pensador que deje a un lado el estudio de la ética y la moral de su sociedad y su tiempo, desde los grandes filósofos griegos, hasta los grandes intelectuales modernos. Por ejemplo:

Aristóteles decía: “La clave de la felicidad esta en la realización del bien, el hombre bueno y justo es verdaderamente feliz”, ¿pero que es el bien para Aristóteles?, “el hombre obra bien, cuando actúa con su naturaleza racional, estableciendo una adecuada jerarquía de valores”.

Séneca en cambio negaba totalmente los efectos de las pasiones desenfrenadas, como la ira: “Aquel afecto sombrío y hostil, nada útil tiene en si…, es un mal del que debemos despojarnos”.

Para San Agustin, lo importante es el amor: “Vive, ama, este es el principio supremo, Ama, pero fíjate bien en lo que merece amarse”

Y quizá el punto de quiebra del estudio de la ética, Nietzsche, con su postulado, “Dios a muerto”, el decía “soy el primer inmoralista” con lo que daba a entender que su moral no tenía nada que ver con la tradicionalmente admitida; para el “la moral embrutece, se opone a la aparición de costumbres nuevas, con la moralidad se aspira a que nuestra mirada haga daño al prójimo y despierte su envidia, al sentimiento de su impotencia y bajeza”, el propone como una salida a esto su teoría del superhombre: “El superhombre a de actuar mas allá del bien o el mal, realizando el ideal de una vida nueva y mas elevada, si el superhombre tiene alguna moral, es la moral del señor, del amo. Opuesta a la moralidad del esclavo, del rebaño, opuesta a la moralidad del amor, compasión y piedad cristiana” basta nombrar que las ideas de Nietzsche, fueron el fundamento del Nazismo, Hitler redacto “Mi lucha”, basado en las ideas expuestas anteriormente por este hombre. Donde el dominio de una elite a las masas se imponía como algo justificado ética y moralmente. Es decir fue una de las primeras basuras escritas, tratando de justificar moralmente el abuso de poder.

Como conclusión respecto el tema podemos decir que: -- La ética primordialmente es un hecho personal, si queremos alcanzar un alto grado de desarrollo personal, profesional, humano; nuestro grado de ética debe ser sumamente amplio y debe ser aplicado en todo momento de nuestra vida. Si bien algunos delineamientos morales en una sociedad son muy importantes, jamás debemos dejar que esta moral se interponga a nuestros principios éticos --. Si bien el tema es mucho mas complejo, y existen un sin fin de criterios al respecto, mediante este ensayo, se trato de resumir los mismos, tratando de llevarlos como se dijo a un principio a un debate mas amplio del mismo.

lunes, 21 de abril de 2008

UN RELATO CORTO




LOS OJOS



Malditos ojos que me ven y me atrapan hasta la muerte de los siglos
Malditos ojos que me ven y me arrancan del paraíso, para dejarme en la puerta del limbo
Malditos ojos que arrancan mi alma hasta podrirla en el tiempo
Malditos ojos que salen del hades para arrastrarme a su muerte
Malditos ojos, hastiados de vida, succionando mi aliento





- Acaso hay peor castigo en vida, que tu único compañero en lo que te queda, sea el miedo… ¿tú lo conoces? –

La humedad y la noche, le consumían el cuerpo y el alma. La soledad del camino a veces era interrumpida por el sonido del viento, que acompañaba al caminante fugitivo. Estaba cansado, pero sabía que le seguían. En los bolsillos ya no le quedaba más que un pedazo de chocolate que encontró en el bolsillo de un paracaidista muerto colgado de la percha de una choza. Sabía que si no encontraba donde descansar y comer, el cansancio y el hambre terminarían venciendo. Pero su voluntad era inmensa, había logrado escapar a pesar de que todo su batallón fue diezmado en menos de 10 días. Había caminado por 3 días sin parar, y su travesía ya era por mas de dos semanas, aunque avanzando muy lentamente porque solo bordeaba los caminos para no ser visto; el sabía que a su estaban a su espalda y otros por el camino.

De ves en cuando escuchaba algún sonido y con mucha prudencia se ocultaba tras los arbustos o en los árboles, hasta que el silencio podía oírse de nuevo. Desde sus escondites vio pasar filas interminables de soldados y oficiales de su ejército; el terrible ejercito de los estandartes de águila, que habían conquistado medio mundo creando un imperio inmenso guiados por el hombrecito y que ahora se arrodillaban a los cobardes que solo meses antes habían visto huir.

El frió, la oscuridad, el hambre, los de los otros ejércitos, lo desconocido e incluso la muerte, le daban miedo, mucho miedo. Pero de lo que de verdad huía, a lo que de verdad tenia miedo, mas que miedo terror, se trataba de esos ojos que lo veían aun durmiendo, los fantasmas, los muertos vivos que caminaban detrás de las filas de sus compañeros prisioneros, cuerpos esqueléticos, blancos a mas no poder, almas en pena con rostros sin emoción. Engendros vestidos a rayas, que se arrastraban persiguiendo las filas de soldados vencidos, como perros salvajes, esperando que alguno no pueda mas y se quede rendido al borde del camino, para devorarlo. Horribles seres infernales que casi habían logrado exterminar, pero que estos estúpidos, habían liberado. Los idiotas no se daban cuenta que con el tiempo ellos serian el alimento de los demonios. Pero este era el momento de la revancha, y el no podía hacer nada mas que huir.

Si bien no sabía hacia donde estaba yendo exactamente, su intención era ir lo más lejos posible de las bestias. Para poder descansar, alimentarse y quizás reagrupar a los que encuentre. Esa noche la oscuridad era un martirio, porque si bien le ayudaba a ocultarse, las espinas del campo desgarraban su ropa y sus carnes. Una se introdujo por el hueco de su bota clavándose entre sus dedos, un grito interno fue lo único que le acompaño, el miedo a las bestias no le dejaba ni desahogarse gritando. Solo sintió como empezaba a humedecerse su bota por la sangre, pero no quedo más que seguir caminando. Estaba débil y le costo mucho llegar al final de este terrible campo de espinos, donde una pared de pino de unos tres metros de alto delimitaba el lugar.

Bordeo la pared hasta que encontró un pequeño hueco en el piso por donde se veía una tenue luz, arrastrándose paso al otro lado, donde se encontró con unas cajas viejas amontonadas, que le sirvieron de escondite mientras estudiaba su entorno. Si algo aprendió en el campo de batalla fue a esperar. En la casa solo había una ventana con luz, pero no se veía ningún movimiento dentro. Espero oculto tras las cajas, por mucho tiempo, hasta que el cansancio fue más fuerte y quedo dormido. Solo le despertó el frió del amanecer acompañado por el ruido de un avión que al parecer hacia un recorrido de inspección. La luz del día le permitió ver mejor donde estaba; era una casa vieja de piedra y madera, a la que le faltaba el techo del ala norte, destrozado por lo que debió ser una bomba perdida. Por lo demás la casa estaba completa y al parecer su estructura estaba casi intacta. Se encontraba a un costado de la casa, en un lugar ideal porque le permitía ver la casa sin ser visto y en cualquier caso el hueco de la pared de pino seria una vía de escape de ser necesario. De todas maneras estaba muy cansado y no quiso hacer más que esperar.

Fue cuando el sol termino de salir completamente, que la puerta principal se abrió. Primero salio una pequeña niña rubia, de unos 8 años, cargada de un pequeño perro negro. Tras de ella, una anciana; delgada, alta y bien erguida, con el pelo gris y con la mirada fría como la mañana. Abrieron el portón principal y salieron juntas. El espero un poco más, espero hasta que no se escucho nada, pero a pesar de que no quería arriesgarse a salir de su escondite aun, el hambre venció a la prudencia y decidió arriesgarse e investigar, se acerco por la parte trasera de la casa, espiando por las ventanas. No había nadie más en la casa, por lo menos en ese piso, o al menos es lo que parecía. La puerta estaba abierta e ingreso a la casa sin hacer ruido; dio con la cocina, donde encontró una pequeña botella de leche que bebió muy lentamente; sabia que no había comido mas que unos pedazos de chocolate durante tres días y que debía tener cuidado al tomar esa leche.

Solo bebió la mitad de la botella y después la volvió a llenar con agua, no era tiempo de que lo descubran. Investigo un poco mas en la casa y en la sala le llamo la atención la calidad de los muebles. Lo raro era, que habían sobrevivido ese invierno sin ser destrozados en la chimenea. Probablemente este hermoso hogar, fue la residencia de un oficial de su vencido ejército, que mantuvo la calidad de la casa a pesar de las circunstancias. Hermosos muebles victorianos, acompañados de un piano de cola que al parecer aun era usado por las personas que habitaban la casa; dos deliciosas arañas colgaban del techo, y algo que destacaba de toda la decoración de la sala, una hermosa chimenea que al parecer era parte de un sistema de calefacción que se distribuía con hermoso ritmo por toda la casa; pero lo que mas le impacto fue un hermoso cuadro neoclásico que colgaba de la pared principal encima de una pequeña mesita. Todo era muy raro, no eran tiempos de casas hermosas.

No quiso arriesgarse más y volvió a su escondite en el patio. Ya era de noche cuando se abrió de nuevo el portón principal e ingresaron las dos mujeres. Ya en la casa, no se escucho nada por un buen rato. Espero que la noche tomara de nuevo el control, para arriesgarse de nuevo acercándose a la casa. Por la ventana posterior pudo observar a la anciana sentada en la mesa principal comiendo muy lentamente. La niña sentada al piano sin tocarlo, parecía perdida viendo el cuadro encima la mesita.

Espió por un buen rato y a pesar de que pensó que seria fácil dominar a estas dos mujeres, decidió no arriesgarse y esperar un poco más. Pero cual seria su sorpresa al ver que la anciana se paraba y retiraba el cuadro. Tras del mismo, a manera de pared falsa, una madera cubría un cubículo bien iluminado. Dentro del mismo en un altar, apareció algo que le dejo mudo. Acabo sucediendo lo que menos esperaba, y pero aun en esos momentos, donde el solo hecho de tener eso en una casa, podía significar la muerte o algo peor.

El hombrecito del cuadro, con su mirada perturbada, parecía observarlo desde su altar. La anciana le encendía unas velas como si se tratare de un santo. Era algo muy extraño, pero a la vez, fue algo que le calmo el alma y el corazón. Después de tanta penuria, al fin había encontrado a personas de su país, de su bando, de su RAZA. Y sin pensarlo dos veces, entro a la casa. La anciana, lo primero que hizo fue cubrir el altar como por instinto. Y luego trato de alcanzar una pistola que tenia sobre la chimenea, mientras la niña se ocultaba debajo del piano; el saco una bandera que tenia guardada en su bota. Una bandera roja, con un círculo blanco y una cruz esvástica negra al medio. La anciana se calmo inmediatamente y la niña sonrió…

Ya eran tres meses desde que el ejército nazi firmo su capitulación final. El estaba huyendo por donde pudo, alejándose de los caminos, con frió, hambre y miedo, mucho miedo. Tenía miedo de los rusos o de los norteamericanos, ingleses o los franceses; miedo a que lo maten o le hagan prisionero, pero sobre todo de que lo hagan prisionero. Pero no por miedo a perder su libertad, o ser torturado por sus captores; a lo que de verdad tenía miedo era a las columnas de judíos, gitanos y otras bestias que habían sido liberados de los campos de exterminio por estos malditos, que lo miraban con sus ojos sin alma. Esos seres que seguían a los prisioneros, sin decir nada, ni hacer nada. Los hijos de perra ni siquiera podían caminar, algunos no podían ni tenerse en pie y arrastraban a otros; esqueléticos, sin forma, deformes, algunos con el rostro destrozado. Pero a pesar de todo lo único que hacían era seguir a las filas de prisioneros, como esperando algo. Algo que el no sabía, ni entendía, pero que le daba mucho miedo.

Así confesaba sus miedos, su odio. Estaba con gente pura, que le podían escuchar y que sentían lo mismo, les contó como escapo, como huyo por ese campo, vestido con un traje roto que había quitado a algún muerto. Pensar que lo único que le quedaba de esa guerra, eran su botas de soldado, llenas de barro y medio rotas, pero que por lo menos le protegían un poco del frió. Eso le hacia mucho bien, no hablo con nadie desde que escapo. Y necesitaba hacerlo, necesitaba contar a alguien todo lo que estaba viviendo, sufriendo, lo que estaba consumiendo su cuerpo. Les contó todo lo que había hecho, como era su vida antes y después de esta guerra. El era un estudiante de medicina, hijo de una prominente familia influyente, con orígenes arios y puros. Estudio en Berlín, y desde su adolescencia fue parte de la juventud nazista. El recibirse como medico, también se recibió como hombre, pues había comenzado la guerra; como su familia tenía mucho poder en ese momento, pasó a ser parte de los SS, donde se inicio activamente con la eliminación de los SA en la “noche de los cuchillos largos”, no permitirían que un grupo de afeminados de clase baja hagan peligrar el imperio. Participo de la guerra en Polonia y luego del avance hasta Francia. Cuando Alemania había conseguido tomar Francia completa, se pensaba que la victoria era un hecho; fue cuando se entero de la existencia de un cerebro privilegiado, un investigador que estaba dedicando su vida a confirmar científicamente, porque los arios eran la raza superior. Fue ahí que solicito que lo enviaron a trabajar a su lado en Auschwitz, Polonia, al lado del gran Joseph Mengele.

A su lado aprendió, comprendió, se regocijo. Su grupo tenía el privilegio de destrozar a los cerdos. Fue testigo de las aberraciones que estas bestias podían engendrar. Les contó que a veces en los trenes, llegaban cientos de deformidades: enanos, dementes, homosexuales, prostitutas, retardados, lisiados y los pequeños demonios que ellos llamaban hijos. Ellos los separaban del resto, para investigarlos, para entenderlos, para ayudar a su ejército, a su gente.

- Joseph, era extraordinario, solo una gran mente como él podía hacerse cargo de todo ese trabajo. El se encargaba de seleccionar a los especímenes que estudiaríamos, ni bien llegaba el tren, el se paraba al medio y escogía los monstruos que utilizaríamos. –

Una carcajada corto el relato y sus pensamientos remplazaron las palabras. Recordaba con mucho placer una extraña colección en el cuarto de su mentor, una colección que el y unos cuentos escogidos habían conocido. En la pared de un cuarto, habían cientos de ellos, de todo tamaño y color; algunos hermosos, vigilantes, únicos. Eran el producto de mucho trabajo y mucho tiempo. El tiempo que más disfruto de su estadía en Auswitch fueron los momentos en ese hermoso cuarto al lado de su maestro. ¿Y que le fascinaba tanto de esta colección?, ¿Qué era lo que le sorprendía tanto?, ¿Por qué esta colección era única?, si simplemente se trataban de cientos de pares de ojos…

Al final guardo sus recuerdos y no les dijo nada. Les conto como tuvo que escapar cuando los rusos llegaron. Como vio morir a sus hermanos de raza, en manos de esos borrachos hijos de la gran puta. Les contó sobre su huida y sus sufrimientos en estas semanas. Y sobre todo les contó mil veces, les dijo una y otra vez, el miedo que tenía a estas bestias, que iban en hilera detrás de sus camaradas. Las dos mujeres le escucharon atentamente, sin decir nada mientras duro el relato. De vez en cuando la mujer mayor, asentía con una mueca parecida a una sonrisa, mientras la niña no pestañeo ni un segundo mientras escuchaba. La mujer mayor le ofreció un pedazo de pan y un poco de leche; posteriormente le dio un poco de guiso de carne con algunas patatas, lo mismo que al perro negro, ambos devoraron cual fieras salvajes. Posteriormente experimento una calma que no había sentido hacía muchísimo tiempo, se sentía relajado y seguro, quedo rendido y durmió.

Al despertar estaba todo a oscuras, le dolían los parpados, le hacía mucho frio, se sentía desnudo y el miedo que hace poco había olvidado, volvió como nunca antes. Estaba tendido sobre una especie de mesa metálica, encadenado y solo atino a gritar con todas sus fuerzas, grito durante mucho tiempo, sin que pase nada, grito hasta olvidarse de porque gritaba, grito sin tiempo ni espacio, grito de frio, grito con llanto, con rabia y sobre todo grito con miedo…

Sin saber cuanto tiempo pasó, se quedo en silencio sollozando sin saber lo que sucedía, tratando de escuchar algo, de adivinar donde estaba, pero solo tenía una extraña sensación, sentía que lo miraban. Ahí fue, que escucho algo. Al principio era una respiración agitada, luego se convirtió en una especie de risa que desbordo en carcajadas, pero lo peor es que no se trataba de una sola, eran cientos de risas, cientos de alientos que notaba cerca de el. Empezó a gritar de nuevo, a maldecir, no sabía que pasaba.

Fue cuando se prendió la luz del cuarto.

Eran ellos, cientos de ellos en ese cuarto de mierda. Algunos aun tenían sus harapos blancos a rayas, otros con abrigos rotos, otros simplemente con una bufanda y un gorro. Le veían con sus ojos de muerte, todos se reían con sus dientes podridos, todos cerca de el con su aliento viciado. Una mezcla de llanto, desesperación a gritos salía de su boca; amenazaba a la vez que suplicaba, se sintió humillado, enojado. Como fue tan tonto par dejarse atrapar por las bestias. De un momento a otro todos se callaron y abrieron paso a la anciana, la vieja que lo había engañado. Ella se le acerco y todas las bestias empezaron a alejarse, dejándolo solo con ella. Ella no dijo una palabra, lo único que hizo fue acercarse y sonreír levemente. Luego se fue y lo único que escucho, fue el sonido de una puerta cerrándose. Sintió como un mecanismo se activaba y sus cadenas se soltaron.

Solo le acompañaba la luz de una vela; sus ropas estaban al pie de la mesa, se vistió rápidamente y corrió hacia la puerta, era una puerta gruesa como de bunker de guerra, metálica, el sabía que era imposible abrir ese tipo de puertas, y al parecer habían cambiado el mecanismo de la misma, haciendo que fuera imposible abrirla por dentro, no tenia manilla y solo podía ser abierta por fuera. Estaba completamente atrapado. Su estupor del principio se convirtió en fuerza, empezó a investigar donde estaba con la vela que estaba sobre la mesa, al fondo del cuarto encontró muchas cajas, cientos de cajas con latas, todas llevaban el signo del tercer reitch, eran latas de comida y botellas con agua. Esto le confirmo que el lugar donde estaba, efectivamente se trataba de un bunker; un refugio construido por los alemanes, donde podía estar todo un grupo resguardado por años. Que ironía, un antiguo refugio de su gente, era ahora su cárcel.

Se sentó en el piso gimiendo, llorando. Nuevamente la ansiedad lo invadió, no sabía que hacer, como fue tan estúpido para dejarse atrapar. Lo raro es que aunque sabía que estaba solo, sentía que lo observaban aun; ese miedo del principio, se convirtió de a poco en pavor, en terror. No sabía como controlarse, se paro y empezó a buscar algo, buscaba como escapar, buscaba cualquier cosa que le ayude a salir de allá, fue cuando se detuvo frente a una pared, había un espejo y no podía creer lo que estos malditos le habían hecho. Con razón le dolían los parpados... Se los habían sacado.
Grito y maldijo de nuevo, con un ataque de rabia rompió el espejo, cortándose las manos, se arrojo al piso y se quedo en silencio, botado en el piso sangrante. Fue en ese lapso que se prendieron las luces y pudo ver algo que lo dejo atónito. Frente a él, en una pared, mirándolo fijamente, cientos de ojos en botellas lo observaban, lo observaban sin parar, algunos acusándolo, algunos perdonándolo, la mayoría maldiciéndolo.
Y el miedo nunca más se alejo, le acompaño por el resto, fue su único compañero por mucho tiempo y el no podía hacer nada... Ni siquiera cerrar los parpados.



Enrique Serolf (2007)

sábado, 19 de abril de 2008

PROPONGO UNA TERTULIA VIRTUAL

Estimados amigos, la conversación de la otra mañana, me gusto bastante y creo que no fue solo a mi, pero me dejo con sabor a poco, ese tema y otros tienen mucho por desarrollar; asi que tengo una propuesta para Uds: Me gustaria que tengamos una TERTULIA VIRTUAL, sobre todo tipo de temas utilizando este espacio, sin restricciones.

La propuesta seria asi:

- Cualquiera puede proponer un tema que seria la cuestión en debate durante toda la semana, de lunes a lunes. O en su caso si la cosa se pone interesante, por mas tiempo.
- No existen temas tabus, cualquier tema puede ser introducido a la tertulia.
- No se aceptaran comentarios ofensivos.
- Se aceptan invitaciones a cualquier persona, que este dispuesta a participar con estas condiciones.
- Por lo demas, aqui esta prohibido prohibir.

Para empezar les propongo el siguiente tema para la primera discución: HABLEMOS DE SEXO. jajajaja, no mentira, ¿ya estaban felices no?. El primer tema a tertuliar puede ser: JESUCRISTO EL HOMBRE O EL DÍOS, asi completamos la charla del otro día.

Bueno espero sus comentarios y sobre todo su total participación, Un saludo a todos.

miércoles, 16 de abril de 2008

MI BOLIVAR, POR SIEMPRE


¿Como me hice Bolivarista?, Si bien desde que tengo uso de razón fui Bolivarista, hubo aspectos de mi niñez, que solo confirmaron este hecho. Mi mayor recuerdo, detrás de una radio, escuchando la emisora Panamericana; era un partido de la Copa Libertadores de América. El Club Bolívar contra los Diablos Rojos del América de Cali de Colombia; Escuchaba el partido al lado de mi abuela, que por cierto era de The Strongest (pero como se emociono ese día, rezando a mi lado para que ganemos) y les soy sincero ya ni recuerdo el año, ni el resultado, solo se que ese partido lo perdimos por penales.

Por culpa de ese partido me hice Bolivarista por toda la vida.

¿Que raro no?, quien diría que por un partido perdido, te puedas hacer hincha de un equipo. Es que simplemente no podía despegarme de esa radio, fue el mejor partido que hasta ese entonces había escuchado y es que en ese entonces no transmitían los partidos de la Libertadores por televisión, sino ya me imagino. Y ya que naci y viví lejos de La Paz, era muy difícil incluso ver al equipo en vivo y en mi familia eran todos de The Strongest y mi viejito de Independiente Unificada; por lo que trataron por todos los medios que siga la tradición familiar, gracias a Diós me gano la Celeste. A partir de ese día eran: mi radio, mi abuela y Mi Bolívar.

Como no hacerte Bolivarista, si los lunes en el colegio tus amigos solo hablaban de las maravillas que habían hecho en el último partido Romerito (nuestro querido Chichi, ese mago que podía haber jugado en el Madrid), Borja, Salinas, Carlos Lopez, Platini Sánchez, Hirano, Melgar, Ramallo, que equipazo que teníamos y la verdad no recuerdo si jugaron juntos, pero esos nombres siempre me vienen a la mente cuando pienso porque me hice Bolivarista. Estas cosas marcan tu vida y no se van jamás, solo son alegrías, la verdad no recuerdo tristezas de esos años. El Celeste se volvió parte de mi vida, se volvió parte de mis recuerdos, mis alegrías y tristezas.

El único equipo Boliviano en llegar por tantas veces a la Copa Libertadores, el único equipo Boliviano con 15 títulos en le etapa profesional del futbol boliviano, el único equipo boliviano que llego a la final de un Campeonato Sudamericano de importancia, resumiendo y digan lo que digan, el Club Bolívar demostró ser el mejor en la cancha, solo se trata de hechos y sobre todo de Títulos, somos EL MEJOR EQUIPO DE LA HISTORIA DE BOLIVIA. Pese al quien le pese.

Ahora bien; como confirmar este cariño, es imposible olvidar el mejor partido en la historia del futbol boliviano cuando con stadium lleno. Incluso con hinchas de The Strongest de por medio (alentando a la academia en un partido de verdadera importancia, ya que no tuvieron aun la oportunidad de hacerlo con su equipo, aunque se nieguen). Ganamos por 1 a 0 a Boca, en la primera final de la copa sudamericana. Fue el mejor partido de futbol al que asistí, no paramos de saltar y de cantar y de alentar a la academia, y como se partieron el lomo esos desgraciados. Partidos como esos es imposible olvidarlos, los recuerdas por toda tu vida. Y por mas que el equipo pase por malos tiempos, hace que seas hincha por toda tu vida. Estoy seguro que hay muchísimas personas que piensan y sienten lo mismo, si puedes ayudar a incluir tus opiniones a este blog, serán bien recibidas. (Incluso de los tigritos, a los hijos se los quiere, sean como sean).

domingo, 16 de marzo de 2008

SABINITA PARA PRINCIPIANTES

Seguramente os preguntáis quien es ese tal Sabina, del que tanto despotrican algunas buenas lenguas y digo buenas, porque las malas lenguas lo idolatran. Y es que este señor al que de ahora en más llamaremos Joaquinito, como buen cuate; provoca que lo amen o que lo odien con el mismo fervor; provoca que lo tilden de aprendiz de cantante o lo llamen el gran poeta de nuestro tiempo; y es que Joaquinito si de algo no se lo puede acusar es de hipócrita, de decir lo que piensa y lo que siente, y de hacerlo con los huevos bien puestos; así que no queda otra que amarlo u odiarlo, pero lo que si es seguro no se puede quedar indiferente, Joaquinito provoca, siempre provoca algo, ya sea para bien o para mal. En este caso se darán cuenta que en nosotros provoca un gran cariño.

Amigo de causas perdidas, de malas compañías, de hombres vestidos de gris. Borrachos, héroes, canallas, brujas, incluso del diablo. Conoció a Magdalena, Gulliver, el entrañable toñito, de una tal Mónica, de una Cristina y de muchas mujeres fatal. Chavelita lo acompaño en mil farras, se peleo con Fito y su primo Juan Manuel hasta ahora no le canta nada. Su Panchito aun lo acompaña. Le dio al dúo con Cristina, Calamaro, Donés, Krahe y con un montón de truhanes de su calaña. Maestro de las letras y de las canciones de taberna, de cabaret. Poeta, cantante aunque le digan lo contrario. Enamorado de toda su vida, desde la Chispa inicial de sus escapes de adolescencia, hasta su peruanita del alma. Padre avaro del amor de sus hijas, como buen calavera. Ni tan joven ni tan viejo, a sus 40 y 10 aun sigue en carrera. Rojo con bombin. Amante de un buen whisky sin soda, vendió por amores su almaa Satan. Sus amores le duran menos que "dos peces de hielo en un whisky on the rocks", prefiere: "la muerte sin duelos", "las penas con pan", "el amor sin celos", "el rock y la droga", "ninguna bandera", "fiebre en primavera" y su Atletico del alma. Gracias a Dios tiene: "mas de cien mentiras", "el mar de la melancolía", "Lennon y McCartney", "Pupilas donde vernos vivos", "retratos de novias que nos olvidaron".

En fin, una breve descripción de nuestro amigo Joaquinito. Aquel que nos hace reír, despertar, pensar, reaccionar, a veces putear y hasta a veces reír. Como dice el mismo cantando con su equipo: "Que manera de aguantar, que manera de crecer, que manera de sentir, que manera de soñar, que manera de aprender, que manera de sufrir... Que manera de subir y bajar de las nubes...", Eso mismo Joaquinito, eso mismo nos haces sentir a los que para bien o para mal te tenemos de confidente y de consejero. Así que si bien este no es un blog de homenaje, si es un blog que cual postal enviada a un amigo, expresa todo el cariño que se tiene al badulaque de Joaquinito.

Si tienen mas aportes, sus comentarios serán bien recibidos.

(Bolivia)
ENRIQUE SEROLF